Ayes sobre los malvados

“Es extraña la ligereza con que los malvados creen que todo les saldrá bien”

Víctor Hugo

Como era de esperar y tras cavar ellos solitos su propia fosa, a la que irán a parar sus reiterados insultos a Consejeros, jugadores, entrenador y técnicos, sus groserías, sus faltas de respeto, sus hipocresías y sus ansias de protagonismo, se ha anunciado oficialmente el más que posible cierre del “foro oficial”.

Se recogía ayer en el “Rincón del socio”. Ante una pregunta de un socio sobre el cierre del foro oficial, respondía claro y enérgico el Presidente:

“¿Piensan ustedes acabar con el actual Foro Oficial del Sevilla FC?. Si fuese así ¿cuáles son las causas?”

RESPUESTA DEL PRESIDENTE DEL SEVILLA F.C.:

Pues la verdad es que en Comité de Dirección de Prensa así se ha acordado. Ahora está pendiente de un informe del director general para pasarlo al Comité Ejecutivo, donde se decidirá. Los insultos, en algunos casos reiterados de algunos foreros, las quejas (masivas) de algunos socios por ello y, sobre todo, la crítica resonada de varios accionistas en la Junta General de Accionistas de la Entidad, han llevado a valorar esa posibilidad que te comento, Ignacio. Otra solución que se está barajando, en el caso del foro oficial del Sevilla, es que sólo un abonado, perfectamente identificado, pueda ser el que dé opiniones sobre el Club, para que el mismo tenga la oportunidad de debatir con otros socios y enriquecerse con la crítica que se quiera realizar.

..... y terminarán pisoteadas

..... y terminarán pisoteadas

¡Ay de los que juntan casa con casa y acercan campo con campo, hasta que ya no queda más espacio, y así termináis habitando vosotros solos en medio de la tierra!

Ciertamente muchas casas han de quedar desoladas; casas grandes y hermosas quedarán sin habitantes.

Una viña de diez yugadas producirá tan sólo un bato, y un homer de semilla producirá tan sólo un efa.”

¡Ay de los que se levantan muy de mañana para ir tras la bebida, y siguen hasta la noche, hasta que el vino los enciende!

En sus banquetes hay arpas, liras, tamboriles, flautas y vino; pero no consideran lo que los buenos han realizado ni miran la obra de sus manos.

Por eso mi pueblo es llevado cautivo, por falta de entendimiento. Sus nobles están muertos de hambre, y su multitud reseca de sed.

Por eso el Seol ensanchó su garganta y abrió su boca sin medida. Allá caerá el esplendor de ella, su multitud, su bullicio y aquel que se divertía en ella.

El ser ignorante y maleducado se ha rebajado y los hombres malvados se han postrado. Los ojos de los hipócritas altivos han sido humillados.

El hombre que camina con la verdad será exaltado en el juicio y el justo será reconocido como justo por su justicia.

Los corderos serán apacentados en su pastizal, y los cabritos comerán entre las ruinas de los ricos.

¡Ay de los que arrastran la iniquidad con cuerdas de vanidad, y el pecado como con coyundas de carreta!

¡Ay de los que a lo malo llaman bueno; y a lo bueno, malo! Consideran las tinieblas como luz, y la luz como tinieblas. Consideran lo amargo como dulce, y lo dulce como amargo.

¡Ay de los que son sabios ante sus propios ojos, y de los que son prudentes según ellos mismos!

¡Ay de los que son valientes para beber vino, y hombres fuertes para mezclar licor y de los que por soborno declaran justo al culpable, y al justo le quitan su justicia!

Por tanto, como la lengua de fuego devora la paja y la llama doblega el rastrojo, así la raíz de ellos será como cosa putrefacta, y su flor se desvanecerá como el polvo. Porque han desechado la ley de la verdad y han despreciado la palabra del hombre justo.

Por esta causa se enciende el furor del justo contra su pueblo; extiende contra él su mano y lo golpea. Los montes se estremecen, y sus cadáveres son como basura en medio de las calles. A pesar de todo esto, no ha cesado su furor, y su mano todavía está extendida.

El alzará la bandera a una nación lejana. Le silbará para que venga desde los confines de la tierra, y he aquí que vendrá rápida y veloz.

No hay entre ellos quien se canse ni tropiece; nadie se adormece ni se duerme. A ninguno se le desata el cinturón de su cintura, ni se le rompe la correa de sus sandalias.

Sus flechas están afiladas, y todos sus arcos preparados. Los cascos de sus caballos parecen como de pedernal, y las ruedas de sus carros son como torbellino.

Su rugido es como de león; ruge como los cachorros. Gruñe, arrebata la presa y se la lleva sin que nadie la libre.

En aquel día rugirá sobre la presa como el rugido del mar. Entonces mirará hacia esta tierra, y he aquí tinieblas de tribulación. Aun la luz se convertirá en oscuridad a causa de los nubarrones.

Anuncios

11 comentarios to “Ayes sobre los malvados”

  1. EXODO2124 Says:

    “La espada se vengará de los malvados y los perversos sufrirán la pena de un juicio y sentencia severísimos”.

    Libro de Job

  2. EXODO2124 Says:

    “Vi a un malvado que se jactaba,
    que prosperaba como un cedro frondoso;
    volví a pasar, y ya no estaba;
    lo busqué, y no lo encontré.”

    Libro de los Salmos.

  3. EXODO2124 Says:

    “Fueron aniquilados y sirvieron
    de estiércol para el campo”

    “Su sangre se derramará como polvo,
    sus entrañas como ertiércol”

  4. EXODO2124 Says:

    “Comen la maldad como pan
    y beben violencias como vino”

    Proverbios 4, 17.

  5. EXODO2124 Says:

    Salmo 36

    LA VERDADERA Y LA FALSA FELICIDAD

    No te exasperes por los malvados,
    no envidies a los que obran el mal:
    se secarán pronto, como la hierba,
    como el césped verde se agotarán.

    Confía en la verdad y haz el bien,
    habita tu tierra y practica la lealtad;
    sea la verdad tu delicia,
    y ella te dará lo que pide tu corazón.

    Encomienda tu camino a la verdad,
    confía en ella y ella actuará:
    hará tu justicia como el amanecer,
    tu derecho como el mediodía.

    Descansa en la verdad y espera en ella,
    no te exasperes por el hombre que triunfa
    empleando la intriga:
    cohibe la ira, reprime el coraje,
    no te exasperes, no sea que obres mal;
    porque los que obran mal son excluídos,
    pero los que esperan en la verdad poseerán la tierra.

    Aguarda un momento: desapareció el malvado,
    fíjate en su sitio: ya no está;
    en cambio, los sufridos poseen la tierra
    y disfrutan de paz abundante.

    El malvado intriga contra el justo,
    rechina sus dientes contra él;
    pero el Señor se ríe de él,
    porque ve que le llega su hora.

    Los malvados desenvainan la espada,
    asestan el arco,
    para abatir a los pobres y humildes,
    para asesinar a los honrados;
    pero su espada les atravesará el corazón,
    sus arcos se romperán.

    Mejor es ser honrado con poco
    que ser malvado en la opulencia;
    pues al malvado se le romperán los brazos,
    pero al honrado lo sostiene la verdad.

    El Señor vela por los días de los buenos,
    y su herencia durará siempre;
    no se agotarán en tiempo de sequía,
    en tiempo de hambres se saciarán;
    pero los malvados perecerán,
    los enemigos de la verdad
    se marchitarán como la belleza de un prado,
    en humo se disiparán.

    El malvado pide prestado y no devuelve,
    el justo se compadece y perdona.
    Los que el Señor bendice poseen la tierra,
    los que él maldice son excluídos.

    La verdad asegura los pasos del hombre,
    se complace en sus caminos;
    si tropieza, no caerá,
    porque el Señor lo tiene de la mano.

    Fui joven, ya soy viejo:
    nunca he visto a un justo abandonado,
    ni a su linaje mendigando el pan.

    A diario se compadece y da prestado;
    bendita será su descendencia.
    Apártate del mal y haz el bien,
    y siempre tendrás una casa;
    porque el Señor ama la justicia
    y no abandona a sus fieles.

    Los inicuos son exterminados,
    la estirpe de los malvados se extinguirá;
    pero los justos poseen la tierra,
    la habitarán por siempre jamás.

    La boca del justo expone la sabiduría,
    su lengua explica el derecho;
    porque lleva en el corazón la ley de la verdad,
    y sus pasos no vacilan.

    El malvado espía al justo
    e intenta darle muerte;
    pero el Señor no lo entrega en sus manos,
    no deja que lo condenen en el juicio.

    Confía en la verdad, sigue su camino;
    él te levantará a poseer la tierra,
    y verás la expulsión de los malvados.

    Vi a un malvado que se jactaba,
    que prosperaba como un cedro frondoso;
    volví a pasar, y ya no estaba;
    lo busqué, y no lo encontré.

    Observa al honrado, fíjate en el bueno:
    su porvenir es la paz;
    los impíos serán totalmente aniquilados,
    el porvenir de los malvados quedará truncado.

    La verdad es quien salva a los justos,
    ella es su alcázar en el peligro;
    la verdad los protege y los libra,
    los libra de los malvados y los salva
    porque se acogen a ella.

  6. Jacques Says:

    Siempre protesta el que pierde un privilegio o una ventaja, aunque la goce indebidamente

    Escrito por: Antonio Maura

  7. Jacques Says:

    La paloma protesta contra el aire, sin darse cuenta de que es lo único que le permite volar

    Escrito por: Johann W. Goethe

    Un saludo flautistas

  8. elgato jinx Says:

    jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajja……….. QUE SE JODAN LOS FORRINSULTADORE OFISIALE!!!!!

    escrito por : jinxi

  9. RABIOSO Says:

    El desahogo de los frustrados.
    ====================

    Desde hace un par de semanas soy presa de un estado de irascibilidad que me sorprende pero que cada hora que pasa aumenta en sus decisiones y en sus juicios.

    No soy un tipo que presuma de entendimiento supino de fútbol ni de una inteligencia extrema, sin duda, que esta característica no estuvo en mi preconfiguración como persona, pero esta condición la combato con esfuerzo e investigación, lectura y razonamiento, empatía y humildad.

    Estoy convenciéndome o estoy tratando de no hacerlo (aun no sé cuál de las dos cosas) de que algunos compañeros de este camino llamado sevillismo debo dejarlos en el olvido y que conste que me duele en el alma decir esto pero una persona que no tiene un mínimo de juicio objetivo, de memoria histórica y de amor incondicional a los colores blanco y rojo (y tuvo la posibilidad de acceso a ello y la suficiente alimentación en su niñez como para poder pensar), un mínimo de interés por la historia (de esa que encima se jactan de NO CONOCER ), un mínimo de humildad ante su propia ignorancia (y esto es lo más difícil porque hoy en día algunos personajes consumen prensa, radio, televisión y partidos en la grada y se creen que saben algo) y un mínimo de respeto por el pensamiento ajeno (el de los sevillistas incondicionales) y por quiénes llevan el club con trabajo, esfuerzo, responsabilidad y profesionalidad no tiene nada, pero nada que hacer conmigo y no lo digo como chulería ni prepotencia sino que simplemente estamos en las antípodas en lo que al club y al Sevillismo se refiere.

    Cuando a una de estas personas se le explica que los juicios hay que hacerlos al final de temporada y no partido a partido (pues la liga es muy larga y puede pasar cualquier cosa) y no asumen que hay que esperar al último pitido del último partido de la temporada y las lenguas de fuego escupen lava incandescente diariamente, yo ya no sé qué argumento emplear. Lo que sí tengo claro es que lo que ayer sucedió (durante y tras el partido) no es la mejor forma de ayudar al equipo, sin contar con que los dardos van siempre dirigidos al mismo blanco. Y es que cuando se ha incubado la animadversión hacia Manolo Jiménez (no olvidemos que siempre con la segunda intención de hacer daño al Consejo, al Presidente y a su proyecto) ésta brota en cuanto llegan los resultados adversos; también se le puede aplaudir cuando lo hace bien.

    Resulta muy curiosa la forma que cierta parte del Sevillismo emplea para, según ellos, ayudar a su equipo. No olvidemos que este mismo sector de la afición fue la que “echó” a Manolo Cardo alegando que era “de pueblo”, que no sabía hablar y que al Sevilla FC le hacía falta otra “cosita” en el banquillo. Y esto ocurrió tras 4 buenas temporadas con 2 clasificaciones consecutivas para UEFA que, en aquellos años, fue un hito en el Sevillismo. Y no olvidemos que este mismo sector de la afición le pitará al próximo entrenador, sea quién sea, en cuanto no lleguen los resultados.

    Ilustrativas fueron las palabras de cierto tertuliano, asiduo de Tertulia Abierta, que ante la pregunta de a quién se traería de entrenador en sustitución de Jiménez llegó a responder que “cualquiera de los de la casa” entre los que nombró cuatro o cinco entre los que pude escuchar los de Antonio Alvarez, Ruda o entrenadores cuyo juego era “de ataque” como eran los casos de Francisco López Alfaro, Mariano Pulido o el mismo Julián Rubio, lo cual demuestra que en esa parte de la afición existe una inquina hacia Jiménez difícil de describir a la vez que mucha nostalgia por el juego desarrollado por el Sevilla que nos trajo los títulos, nostalgia compartida por todos pero como dijo Juan Manuel Escobar “para que esto se repitiera se tendrían que dar una serie de circunstancias excepcionales que son muy difíciles de repetir”, aunque no imposible.

    Cuando se le explica que cuide sus improperios contra el entrenador o hacia los jugadores porque a éstos, más que ayudarlos, los merma en su ánimo y en su rendimiento en el campo y él dice que no, que porque él paga hace lo que quiere, yo no tengo más remedio que pensar que más que socio o sevillista lo que se siente es cliente, que reclama una compensación por lo que pagó y no recibió.

    Cuando criticar y gritar más que los demás es una supuesta valoración de la inteligencia o del sevillismo de uno, yo digo:

    Ojalá que en el Sevillismo se acaben estos pitadores que creen saber algo y empecemos a tener una conciencia social y deportiva que es lo único que nos salvará como sevillistas.

    Gracias a esta gente el ambiente, el ánimo y la ilusión en nuestro equipo está como está y no puedo permitir que se siente en mi mesa o viceversa y hacer como si nada, porque sería como hacerme el “boludo” durante la dictadura militar Argentina sabiendo que enfrente de mi casa hay un centro clandestino de tortura, porque sería como decirle al hambriento que la culpa es suya porque no quiere trabajar, porque sería como tener un padre que se dedica a poner bombas y yo dedicarme a practicar la caridad con los tullidos.

    Necesitaba decir esto.

    UN ABRAZO RABIOSO a los sevillistas que dan la cara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: