Don Manuel Jiménez ha dejado de ser entrenador del Sevilla Fc

BREVE  ENSAYO  SOBRE  LA  HIPOCRESÍA
No hay moralista, filósofo o predicador que no haya dedi­cado alguna vez a la hipocresía alguna de sus más acres invecti­vas.
Ya el griego Esquilo dice: “A mi entender, el más vergon­zoso de todos los vicios es el poner afeites a los propios pensamientos”. El empirista Bacon: “Es la sabiduría del co­codrilo, que llora cuando de­vora a sus víc­timas”. Vic­tor Hugo no es menos lapi­da­rio: “El hipó­crita es un titán enano; un es­pan­toso hermafro­dita del mal”. Y así sucesiva­mente se mani­fiestan más o me­nos todos los gi­gantes conocedores del alma racional.
Pero no todos los grandes pensadores caen en la tenta­ción de conde­nar a la hipo­cresía sin ate­nuan­tes y sin ver en ella fuente de ven­tajas para la sociedad.
Aunque acuñada su noción por el pensa­miento griego, en su origen no es sino tea­tralidad, capaci­dad para representar en el teatro bajo dis­fraz o máscara. Luego, más tarde, disi­mulo y fingimiento por anto­noma­sia; y por fin, asumida y adaptada para su doctrina y su moral por el pensamiento cris­tiano y por ende occidental, hipocresía es, en esen­cia, afectar virtud y, por exten­sión, toda verbaliza­ción o acti­tud que de manera más o menos hábil encubre o desdibuja la verdad. Se opone a since­ri­dad, veracidad o franqueza.
Quizá por eso, porque originariamente el solapa­miento de la verdad se te­nía más como habilidad de la inteligen­cia que como un recurso repren­si­ble, ni una sola palabra sobre el usual modo de enten­der la hipocre­sía se en­cuentra sin em­bargo en los tratados acerca del vicio, de la vir­tud y del tér­mino medio en la gran obra de Aristóte­les sobre moral: Etica a Nicómaco, Etica a Eudemo y Magna Moralia. Porque cuando Aristóte­les habla de simu­lación y si­mulador, se li­mita a decir que éste es el que comete el exceso de atri­buirse más bienes de los que posee, y tam­bién el que no es veraz. Sólo matiza al refe­rirse a la virtud de la ve­racidad, que si el veraz se separa de la estricta verdad, será más bien para de­bilitar las cosas… La literatura universal le asigna un protagonismo casi permanente, pero con el mismo equívoco sentido que va adquiriendo con el paso del tiempo el otro asunto principal: la fidelidad amorosa…

2 comentarios to “Don Manuel Jiménez ha dejado de ser entrenador del Sevilla Fc”

  1. RABIOSO Says:

    ¿La destitución de Jiménez no era la panacea a todos los problemas del Sevilla FC?.

    El primer partido de la era Alvarez perdido por 3-0. El segundo, a mi parecer sin jugar bien, 3-0 a favor. En cualquier caso victoria contundente. El partido contra el Málaga también ganado y a domicilio pero se seguían notando las carencias del equipo. Por último, el partido contra el Valladolid (el peor partido de la temporada), jugando al pelotazo por cierto, perdido. 6 puntos de 12.

    A mi juicio, el Sevilla FC no está igual de mal sino peor que antes.

    Ay, Jiménez, Jiménez, cuánta gente te está empezando a echar de menos, que era lo que no queríamos que pasara. Alguien vaticinó que a Jiménez lo harían grande los que vinieran. Pues parece que vamos por ese camino.

    Al final se está viendo la pura realidad. No era Jiménez el causante de todos los males, ni siquiera de la mitad de los males, ni tan siquiera el culpable de muchos males. Cuando ganaba el Sevilla eran los jugadores los héroes y cuando perdía Jiménez era el villano.

    ¿Quién o quiénes son ahora los villanos?. ¿Es Alvarez ahora el villano o son los jugadores?.

    Tras el partido y la actitud frente al Valladolid, piense cada uno lo que quiera o lo que le interese pensar. Porque lo que no vale es decir, como escuché durante la desastrosa primera parte de ayer, que al equipo se le ve otra cosita, porque lo que no vale es decir que la cosa va mejor para llevar la razón y no tenerte que bajar del burro.

    UN ABRAZO RABIOSO a los sevillistas que dan la cara.

  2. Fran Says:

    Manolo Jiménez fué el culpable de todos los males desde que entró como técnico, para los enemigos del Sevilla FC, y para los amigos de Juande Traidor.
    Lo qure yo no entiendo como se sumó algunos sevillistas a ese carro, y con malos modos, desde el principio. Con el simple argumento de que no les gustaba su fútbol. Cuando de lo que se trataba era de recuperar al grupo y mantenerlo arriba. Objetivos totalmente cubiertos, tanto que se renovó solo.
    Pero la campaña siguió, y cada vez con mas fuerza, sin importar el equipo ni el club, ni los demas aficionados, a pesar de las opiniones favorables de fuera de Sevilla y de España inclusive. (Frase de Mouriño, llamando estúpidos a los que dudaran de la valía de Jiménez).
    Hasta que llegó a los jugadores.
    ¿Y ahora?
    Pues veremos si se es capaz de conseguir el cuarto puesto o la copa.
    Lo debemos intentar todos unidos.
    ¿Pero seguro que no estarán los mismos que iniciaron la campaña (periodistas locales y béticos camuflados) disparando consignas con silenciador, en la oscuridad, esperando la debacle ?
    Un abrazo
    Fran

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: